people-316506_1280jpg


Muchos problemas visuales deben ser tratados durante la infancia, por eso es importante que los niños pasen revisiones lo antes posible y siempre antes de empezar el colegio. La detección temprana de algunas anomalías visuales, es crucial para prevenir futuros desórdenes en el aprendizaje, de ahí la importancia de un examen visual completo.

Aconsejamos realizar la primera revisión visual completa a partir de los 3 años (inicio de la Educación Infantil), y a los 6 años (inicio de la Educación Primaria), la cual consiste en un Examen Completo que además de la agudeza visual, valore si la visión del niño está preparada para afrontar con éxito la escolarización, pues el 80% de lo que el niño aprende entra por sus ojos. También realizamos en dicho examen visual las capacidades motoras y sensoriales de la visión.

Cuando un niño presenta síntomas como déficit de concentración, dolores de cabeza, parpadeos excesivos, confunde palabras o posee mala coordinación, es posible que pueda estar sufriendo una serie de deficiencias visuales, que deben ser detectadas rápidamente a través de un examen visual personalizado por parte de nuestros optometristas.

Los problemas más comunes asociados a los síntomas anteriores, cuya aparición es más frecuente en etapas primarias, como el ojo vago, el estrabismo, dificultad para enfocar y coordinar los dos ojos o la fatiga visual, pueden ser subsanados a partir de una serie de métodos de corrección.

SOLICITA REVISIÓN